jueves, 11 de julio de 2013

BIZCOCHO PARA TARTAS

Hola Bolleros!!

Hoy queremos dejaros una receta de bizcocho. Es el que utilizamos en la mayoría de las ocasiones en nuestras tartas fondant y en 3D por su consistencia (aguanta muy bien las decoraciones que suelen pesar bastante y no se desmigaja mucho al esculpirlo o cortarlo para rellenar la tarta) y a la vez es tremendamente esponjoso y jugoso...vamos, ¡todo un hallazgo!

Bizcocho de buttermilk

Vamos con los ingredientes:
  • 125 gr. de mantequilla a temperatura ambiente.
  • 200 gr. de azúcar.
  • 3 huevos (L) a temperatura ambiente.
  • 250 gr. de harina.
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato.
  • 1 y 1/2 cucharaditas de levadura tipo royal, es importante cuidar estas cantidades. Un error muy común suele ser pensar que si le ponemos más levadura al bizcocho subirá mejor. Todo lo contrario, el bizcocho acabará bajando y apelmazándose, ¡así que ojo!
  • 1/4 de cucharadita de sal.
  • 200 ml de buttermilk, si no lo encontramos en las tiendas, preparamos uno casero rápidamente queda un resultado magnífico, aquí podéis encontrar cómo prepararlo en un segundito.
  • 1 cucharadita y media de aroma o extracto de vainilla , podéis ponerle la esencia que queráis, pero la vainilla ¡triunfa siempre!, en concreto os recomendamos el extracto de Vainilla Puro de Nielsen Massey, ¡es perfecto! Si quisiéramos un bizcocho de chocolate necesitaríamos unas tres cucharadas de cacao puro en polvo Valor, por ejemplo.
Pues nada, con todo esto preparado ¡a mezclar!
  • Tamizamos la harina, la levadura, el bicarbonato, la sal y el chocolate (si lo llevara) y reservamos los ingredientes secos.
  • Batimos la mantequilla hasta que quede cremosa y le añadimos el azúcar. Batimos de nuevo hasta que esté bien integrado.
  • Añadimos los huevos uno a uno batiendo bien entre cada incorporación.
  • La mezcla de ingredientes secos la vamos a incorporar en dos tandas, y entre medias el buttermilk con el extracto de vainilla. Bajaremos la velocidad de nuestras varillas o nuestra amasadora en este punto para evitar que la masa pierda el aire que hemos conseguido hasta el momento.
Siempre acabamos con los ingredientes secos para evitar que se corte la masa, de este modo acabará de ligar perfectamente.

¡Ya tenéis lista la masa para el bizcocho! Ahora solo nos queda verter en dos moldes de unos 15 -20 cm. y hornear con el horno precalentado a 160º (sin trucos, ¡eh!) durante unos 25-30 min. dependiendo de cada horno, con calor arriba y abajo.

Estos tiempos y temperatura son para hornear sin ventilador, nosotras no solemos usarlo, pero en caso de que lo hicierais deberéis bajar un poco la temperatura del horno.

Si queréis hornear en un solo molde más grande tendremos que aumentar el tiempo de cocción a una hora o hora y media aproximadamente cubriendo el bizcocho con papel de plata a partir de los 45 min. para evitar que se queme por arriba.

Una vez que hemos comprobado que el bollo está hecho, lo sacamos del horno y lo dejamos enfriar dentro del propio molde sobre una rejilla unos 15-20 min. Pasado este tiempo podemos desmoldarlo y dejarlo enfriar totalmente sobre la rejilla.

¡Ya lo tenéis! Un bizcocho delicioso y perfecto para comer tal cual o para elaborar tartas decoradas con fondant.

Esto es todo por hoy bollitos, nos vemos pronto con un tutorial de tarta fondant, ¡Prometido!

¡Tarta luego bollitos!

1 comentario: