viernes, 22 de marzo de 2013

Torrijas de La Abuela

¡Semana Santa! ¡Oh no, aquí llegan las torrijas!


Este es un postre que nosotras comeríamos durante todo el año, así que está bien que haya una época típica para controlar un poco la ingesta.

No traemos nada extraño, ni con sabores innovadores o que ganará un concurso gourmet, traemos TORRIJAS, así, cómo suena. 

Es una receta muy sencilla y sale estupenda, para los que no sois muy cocinitas, éste es un postre para quedar genial. Necesita muy pocos ingredientes y son todos facilitos, mirad.


Ingredientes:
  • Barra de pan del día anterior (o especial para torrijas)
  • 500 ml de leche
  • Canela en rama
  • Miel (un par de cucharadas o más)
  • 2 huevos
  • Aceite
  • Canela en polvo para decorar
  • Azúcar para decorar

Preparación:

Cortad la barra de pan en rebanadas de unos 2 cm, no deben ser muy finas para que no se rompan, ni muy gruesas porque de lo contrario no se freirán bien. 

Poned la leche con la miel y la caneala en rama en un cazo a calentar. Con templarla vale, no hace falta hacerla hervir. Mientras, batid los huevos. Una vez que la leche esté templada, ponedla en una fuente con algo de fondo y mojad tres o cuatro torrijas, que empapen bien pero sin que se pongan blandas. Después las pasáis por el huevo batido y las echáis al aceite, que debe estar caliente pero no demasiado para que el huevo se dore, no se queme.

Freídlas hasta que se doren a vuestro gusto, sacadlas a un papel secante y después espolvoread con azúcar y canela.

Es más fácil repetir este proceso por tandas de unas tres o cuatro torrijas, ya que si lo hacéis todo de golpe se os romperán las rebanadas por estar demasiado tiempo en la leche, o se os quemarán por estar demasiado tiempo al fuego.

Ya las tenéis listas para comer, aunque los más golosos os estaréis preguntando, ¿dónde demonios está la salsa para mojar?

¡¡¡Ya vaaaaaaaaaaaaaaaa, caaaaaaaalma!!!

Teneis que sonseguir como un vaso de leche, aprovechad la que os ha sobrado de empapar las torrijas, quizá necesiteis un poco más de leche. Volved a calentarlo y cuando haya reducido un poco, ya tenéis la salsa. Podéis rociarla encima de las torrijas o dejarla en un bol para que al servir el postre cada uno se ponga a su gusto.

A comeeeeeeeeeeeeer, ÑAM!


3 comentarios:

  1. Qué buena pinta! Muchas gracias Emma. Soy muy dummie en la cocina pero creo que con esta receta me voy a atrever. ¡Gracias de nuevo!

    ResponderEliminar
  2. Anímate Efe, y queremos ver fotos eh?!!

    ResponderEliminar