miércoles, 19 de septiembre de 2012

Horneado de galletas

¡¡Hola Bolleros!!

¿¿Os pensábais que nos habíamos olvidado del horneado de galletass?? Nooooo. tranquilidad aquí os dejamos todos los pasos:

Como ya os contamos en el post de la masa de galletas, hemos preparado la masa al menos un día antes y la hemos guardado en la nevera o en el congelador, la sacamos un ratito antes de trabajarla para tenerla a  temperatura ambiente y poder manipularla bien.

Una vez que la masa está más blandita, amasamos con las manos un poco y con el rodillo la extendemos. Colocamos papel de horno debajo y también sobre la masa en caso de utilizar un rodillo de madera para evitar que se pueda pegar cualquier pequeña astilla. Lo ideal es trabajar con un rodillo macizo de plástico y si no podéis usar una botella de vidrio que tengáis por casa.


Extendemos teniendo en cuenta que el grosor ha de ser el mismo para toda la masa, para que a la hora de hornear las galletas salgan hechas por igual y no unas quemadas y otras crudas. Es muy importante. Existen unas  varillas niveladoras sobre las que apoyamos el rodillo y nos van a marcar el grosor de la masa.


Una vez tenemos la masa extendida con un grosor uniforme la cortamos con la forma que hayamos elegido.








Retiramos la masa sobrante y la reservamos para volver a amasar después y repetir el proceso. Colocamos nuestras galletas sobre un papel de horno y las metemos a la nevera unos 30 minutos (también las podemos meter al congelador  15 minutos si queremos que estén listas antes...) para que al enfriarse y quedarse un poquito más duras conserven perfectamente la forma que las hemos dado y los bordes queden bien definidos. Al mismo tiempo que metemos las galletas en la nevera ponemos a precalentar el horno a 180 grados.


Una vez transcurrido ese tiempo, las sacamos de la nevera y las metemos al horno durante unos 10 minutos aproximadamente con calor por abajo. Sabremos que nuestras galletas están hechas porque los bordes comienzan a dorarse. En ese momento las sacamos del horno y las dejamos enfriar sobre la bandeja unos 5 minutos antes de pasarlas a una rejilla. Las galletas estarán todavía blanditas recién sacadas del horno...no os preocupéis...se acaban de hacer estando fuera y enseguida endurecen, por eso aunque os parezca que la galleta no está hecha por arriba, ¡en 5 minutos estará perfecta!  Entonces es cuando pasaremos las galletas a la rejilla para que acaben de enfriarse.

 

¡Este es el resultado! 

La parte posterior de las galletas tiene que quedar así...Doraditas de manera irregular...

Si sois capaces de resistiros al olor de las galletas recién hechas podréis decorarlas al día siguiente...si por el contrario sucumbís a la tentación...no podemos deciros otra cosa que ¡disfrutarlas!, porque sin decoración están impresionantes también...




¡¡Esperamos vuestros resultados!!
¡Tarta pronto bollitos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada