lunes, 18 de junio de 2012

Tarta - Brownie Vegana


¡Hola bollos!


Hoy os traemos una receta vegana... ¿¿¿¿Perdón???? ¿¿Una receta qué?? Pues eso, una receta VEGANA... os intentaremos explicar lo que es en un periquete...
"El veganismo es una filosofía de vida que excluye todas las formas de explotación y crueldad hacia el reino animal e incluye una reverencia a la vida. En la práctica se aplica siguiendo una dieta vegetariana pura y anima el uso de alternativas para todas las materias derivadas parcial o totalmente de animales".
Donald Watson, miembro fundador de la Sociedad Vegana (Vegan Society)

De todas las opciones de la dieta vegetariana, el veganismo es la máxima expresión de una alimentación respetuosa con los animales. Los veganos rechazan no sólo el consumo de carne animal, sino también de cualquier tipo de derivado, ya sean lácteos, huevos e incluso la miel.

A veces parece complicado encontrar recetas que excluyan estos ingredientes, o por error tendemos a pensar que el resultado no va a estar a la altura de lo esperado al emplear unos ingredientes en sustitución de otros, pero la realidad es que esta receta ¡es deliciosa! y desde LPB queremos ofreceros opciones para todos y que en este blog quepa todo el mundo. En este caso para gente que por su filosofía de vida adopta este tipo de alimentación.

Y después de la chapa, vamos allá con la receta:

INGREDIENTES:
(fáciles de encontrar en cualquier supermercado)

PARA EL BIZCOCHO:

  • 250 ml de bebida de soja de chocolate/vainilla/normal 
  • 1 tableta de chocolate puro para fundir 
  • 4 cucharadas soperas de azúcar 
  • 250 gr de harina 
  • 2 cucharadas de aceite de girasol 
  • 100 gr de nueces peladas 
  • 1 sobre de levadura 
  • 50 gr de margarina sin leche. 

 

PARA EL GLASEADO:

  • Media tableta de chocolate puro para fundir 
  • 2 cucharadas soperas de agua 
  • 3 cucharadas soperas de azúcar glass tamizada 
  • 1 nuez de margarina 


PREPARACIÓN:


COMO HACER EL BIZCOCHO:

  1. En un bol, tamiza la harina con la levadura y el azúcar. 
  2. Incorpora poco a poco la bebida de soja batiendo con las varillas para que no queden grumos. 
  3. Ponen un cacito a fuego lento una cucharada de margarina junto con la tableta de chocolate troceada y derretir. 
  4. Incorpora el chocolate fundido a la mezcla anterior ayudándose de las varillas. 
  5. En un mortero, machacar las nueces peladas para que queden picaditas.
  6. Añade las nueces y el aceite de girasol y mezclar de nuevo. 
  7. Deja reposar y mientras tanto precalentar el horno a 180º. 
  8. Prepara un molde (en mi caso usé uno de 20 cm de diámetro, por lo que horneé tres bizcochos y lo ideal es que sea desmontable). Engrasamos con margarina la base y las paredes y forramos la base con papel de horno. 
  9. Añade una cucharadita de harina y repartirla por toda la superficie agitando y moviendo el molde con suaves golpecitos. 
  10. Verter la mezcla en el molde y hornearloa durante 30 minutos. Pasado este tiempo, comprueba si está hecho pinchando con el famoso palillito esperando que salga limpio. En caso de que necesite más tiempo de horno, lo podremos cubrir con papel de aluminio para que la superficie no se queme.
  11. Una vez terminado, deja enfriar antes de desmoldar, unos 10 minutos y luego pasala a una rejilla.


  12. Es posible que el bizcocho se abra como nos ha ocurrido aquí..no pasa nada...cuando montemos la tarta le cortamos la parte superior con un cuchillo de pan, rebajando hasta dejarlo plano y !listo!

  13. Cuando esté frío lo envolveremos en film y lo meteremos a la nevera hasta el día siguiente, y lo sacaremos unas tres horas antes de usarlo.

CÓMO HACER EL GLASEADO:

  1. Mientras el bizcocho está fuera de la nevera, preparamos el glaseado. Ponemos un cazo al baño María y añadimos la margarina, el chocolate, y el agua. 
  2. Cuando esté bien fundido lo removemos y añadimos el azúcar glass tamizado y lo movemos hasta que se integre bien. 


MONTAJE DE LA TARTA:

  1. Empapamos en almíbar nuestros bizcochos para que queden jugosos: Para ello calentamos agua y azúcar en un cazito al fuego sin que llegue a hervir (50 gr. de cada), le podemos añadir una cucharadita de café espresso soluble o unas ramitas de canela, o ralladura de limón o naranja (¡al gusto del consumidor, ya sabéis!), lo metemos en un biberón y empapamos nuestro primer bizcocho. 
  2. Ponemos la mermelada por encima del primer bizcocho a modo de relleno, una buena capa para que se note el sabor, ya que el aroma a chocolate es intenso. 
  3. Colocamos nuestro siguiente bizcocho y repetimos la operación. Dependiendo del tamaño que hayamos elegido para el molde nos habrán salido dos o tres bizcochos, sobre el último bizcocho no vamos a poner cubierta de mermelada porque llevará el glaseado por encima, pero eso sí, lo empaparemos siempre con el almíbar. 
  4. Dejamos que nuestro glaseado se enfríe un poco antes de cubrir la tarta, para que no sea demasiado líquido. 
  5. Después lo extendemos por toda la superficie del bizcocho ayudándonos de una espátula y dejalo enfriar un par de horas en la nevera. 
  6. Podemos decorar por encima con almendras laminadas, coco, azúcar glass...eso sí, siempre antes de meterlo en el frigorífico para que quede bien pegado.

¡¡Ya tenemos la tarta lista para disfrutarla!!



Esperamos que os animéis...y sobre todo que os resulte útil, recordad ¡queremos ofrecer recetas para todos!

Besitos bollitos, ¡tarta pronto!

No hay comentarios:

Publicar un comentario