martes, 8 de mayo de 2012

Cupcakes, ¿qué es eso?

¿Qué son los cupcakes? ¿De dónde sale la fiebre que inunda nuestros televisores con bollitos, tartas gigantes y series sobre pastelerías y cupcakes? Pues, evidentemente, de Estados Unidos. Este dulce surge en el siglo XIX. Antes de que surgieran los moldes para hacer muffins, solían hacerse en tazones o cazuelas de barro, de ahí el "cup". Aunque también existe otro origen para su nombre, derivado de la forma de medir los ingredientes empleados para su elaboración. Actualmente los cupcakes en Estados Unidos son una especie de dulce nacional podríamos decir, y la gente es capaz de esperar largas colas para poder degustar estas maravillas. Desde que aparecieran en la serie "Sexo en Nueva York", la fiebre se ha extendido por todas partes.

Aquí tenéis a Miranda y Carrie dando cuenta de unos buenos cupcakes.

En realidad, la palabra CUPCAKE se traduce literalmente por pastel de taza, también conocida como fairy cake o patty cake. Para que os hagáis una idea se trata de una especie de magdalena cubierta con diferentes glaseados y cremas y de las formas más variadas, extravagantes y hasta demenciales que podáis imaginar. 

Existen cupcakes de todo aquello que se os pueda ocurrir. Éstas son sólo algunas muestras de lo que podéis encontrar en la red con la búsqueda "cupcakes originales". 


Sí, aunque no lo parezcan, todo esto son magdalenas.



¿Cuál es la gracia de este pequeño pastel y qué lo hace diferente?

Pues amigos y bolleros todos, la gracia de estos pastelitos está en que puedes elegir el bizcocho que más te guste,  puedes coger tu bizcocho favorito y hacer un montón de cupcakes con él. Admiten prácticamente cualquier receta adaptando los tiempos de horneado. Además, puedes rellenarlos de lo que te apetezca.
Aunque finalmente, la diferencia es sin ninguna duda, la decoración.

Normalmente, cuando hablamos de un muffin, estamos hablando de una magdalena que puede ir o no rellena, pero sobre todo tiene el bizcocho levantado, como acabado en punta.

Pues bien, los cupcakes NO. Lo ideal es conseguir un bizcocho plano, a la altura de la cápsula, para que la decoración que lleva encima llame la atención.

Suelen cubrirse con buttercream, que como bien podéis deducir es una crema de mantequilla, a la cual se le pueden dar infinidad de colores y sabores. También pueden cubrirse con ganaché (una mezcla de chocolate blanco o negro y nata, o con icing de queso crema (tipo philadelphia o incluso mascarpone). Éstos son los frosting/icing más típicos (se llama así a la cubierta que llevan), pero puedes hacerlos de lo que se te ocurra, siempre que quede una crema consistente por encima.

Una vez que tenemos el básico, se le pueden añadir un montón de accesorios, como sprinkles, que incluyen por ejemplo los típicos fideos de chocolate o de colores, las perlitas comestibles y todo este tipo de accesorios que son principalmente de azúcar, y que harán que vuestros cupcakes sean únicos y originales. También pueden cubrirse totalmente con fondant, que es una pasta de azúcar de diferentes colores que puede modelarse como plastelina para hacer pequeños detalles, o grandes, como se puede apreciar en la foto.

Estos son neustros cupcakes de boda hechos la semana pasada con Alma Obregón, de Alma´s Cupcakes.


Como veis, las posibilidades son INFINITAS. Sólo necesitáis un horno, mucha mantequilla y azúcar glass a cascoporro.

¡Animaos a crear vuestros originales y personalizados cupcakes!

Besos, ¡Bollitos!

2 comentarios:

  1. Me ha encantado este post!! No tenía ni idea de lo que significaban tantos términos ni la diferencia entre los muffins y las cupcakes, jejejeje (sí, soy lo peor, pero para mí todo está delicioso y no he ido más allá!)
    Gracias por enseñarnos y por ponernos los dientes largos con esa foto de los cupcakes de boda!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias a tí Sandra... me alegro de que hayamos conseguido contarte algo nuevo!
    Besos

    ResponderEliminar