domingo, 13 de mayo de 2012

Bizcocho delicioso e inmortal

¡Hola bollitos!

Hoy os traemos una receta un poco curiosa. El jueves pasado una compañera en el trabajo me dió un botecito de cristal con un poco de masa, y me dijo: "Toma. Te dejo la masa madre para que hagas un bizcocho deseándote suerte y salud".

Mi cara de asombro fue espectacular. Después de un tímido "gracias" comencé a leer la nota que me adjuntaba:




Bizcocho de las carmelitas descalzas de Sevilla

Esta es una antigua forma de realizar un bizcocho y conocido era qeu a persona que entregara el vaso con la masa madre te deseaba suerte y salud. Se requieren diez días para su elaboración (¿diez días?, pensé yo. Jod***, pues si que va a salir bueno con tanta elaboración), sin usar batidora ni frigorífico, ni otros aparatos modernos (en realidad usan el horno... ya empezaba a pensar que era un bizcocho tipo Harry Potter: ¡¡bizcochus magicus!!!... vaaale, sí, el suyo probablemente era de leña...)

La tradición dice que la masa te la tienen que dar, y empezar la elaboración en jueves, para que el bizcocho esté listo para el sábado de la siguiente semana. (Podeis empezar el próximo jueves si alguien os asalta con un extraño botecito de cristal).

JUEVES: se vierte el contenido del vaso entregado en un recipiente mayor y se añade un vaso de azúcar y otro de harina.
VIERNES: se mezcla con una cuchara de madera.
SÁBADO: no se toca.
DOMINGO: no se toca.
LUNES: se añade un vaso de azúcar, otro de leche y otro de harina (no se mezcla).
MARTES: se mezcla todo bien con una cuchara de madera.
MIÉRCOLES: no se toca.
JUEVES: no se toca.
VIERNES: no se toca.
SÁBADO: se apartan de la masa obtenida (masa madre) tres botecitos que se entregan a las siguientes tres personas a las que se desea buena salud y buena suerte.

Y al resto de la masa se le añaden:

  • 2 vasos de harina
  • 1 vaso de azúcar
  • 1 vaso de aceite de girasol (también puede ser de oliva, pero suave)
  • 1 vaso de leche
  • 1 vaso de almendras o nueces picadas
  • 1 vaso de pasas sin hueso, enharinadas previamente
  • 1 sobre de levadura
  • 2 huevos enteros
  • 1 manzana troceada
  • 1 pizca de sal
  • 1 pizca de vainilla
  • ralladura de naranja

Se mezcla todo con la cuchara y se mete en el horno a 180º durante 40 o 45 minutos.



¡¡Y listo!! Esta es la receta original, y este es el resultado... ¿Qué si está rico? Mmmmmmmm sin palabras. Eso sí, debéis tender en cuenta que sale un bizcocho bastante grande.


Aunque realmente a mi me da un poco de mal rollo eso de que un bizcocho pueda ser compartido por millones de personas que ni siquiera se conocen. De ahí viene el nombre de la entrada, ¡porque es como un bizcocho inmortal!

Yo de momento, ya tengo mis tres vasitos preparados para dárselos a otras tres personas y desearles suerte y salud. Cuando os llegue el vuestro tendréis que ir pensando a quien se lo pasáis.



¡Besos, bolleros!

5 comentarios:

  1. Yo ya tengo mi tarro!!y también se para quién son los tres siguientes, jejeje. Ya os contaré cómo sale el mío...Besitos bollitos!!

    ResponderEliminar
  2. Qué fuerte!!! Pues yo acabo de probar el bizcocho sin saber toda su historia... y es verdad que estaba buenísimo!
    Es curiosa su historia con eso de repartir la masa madre, pero desde luego puedo asegurar que el resultado está buenísimo :)

    ResponderEliminar
  3. Nosotros acabamos de hacerlo. A ver que tal cuando se enfríe.

    ResponderEliminar
  4. Acabo de meter el mío al hornooooooooooo...

    ResponderEliminar
  5. Definitivamente impresionante...he cambiado las pasas por chips de chocolate y como no tenía naranja le he puesto aroma de limón...¡¡espectacular!!bizcocho super jugoso. La manzana y las almendras le dan un toque muy especial...muy recomendable, de verdad...mañana entrego mis tres botecitos...aunque estoy pensándome quedarme con uno...jejejeje...

    ResponderEliminar